Una investigación realizada por la Universidad de la Ciudad y el Haskins Global Literacy Hub respalda el uso sostenido de métodos estructurados de alfabetización

Realizada durante los ciclos escolares 2022 y 2023, la investigación se propuso evaluar la eficacia de una intervención de alfabetización explícita y estructurada a lo largo de dos años, a través de la aplicación del programa Aprendo Leyendo, de Intelexia. Participaron quince escuelas públicas de la Ciudad.

Florencia Salvarezza, directora general local del proyecto

La Universidad de la Ciudad, junto con el Haskins Global Literacy Hub y la Universidad de Yale, llevó a cabo una investigación comparada y controlada sobre alfabetización inicial en la Ciudad de Buenos Aires a través de la aplicación del programa Aprendo Leyendo, de Intelexia. Este estudio se realizó con el fin de contribuir con evidencia científica a la discusión sobre las modificaciones en los lineamientos curriculares. Los resultados, cuyos datos están a disposición de las administraciones educativas, respaldan el uso sostenido de métodos estructurados de alfabetización. 

El proyecto se desarrolló durante los ciclos escolares 2022 y 2023 en quince escuelas de gestión pública de la Ciudad. El objetivo de la investigación consistió en comparar el aprendizaje de la lectura de estudiantes de primer y segundo grado que recibieron instrucción basada en evidencia científica con el aprendizaje de la lectura de estudiantes de los mismos grados que recibieron la instrucción habitual (grupo de control). El fin último era evaluar la eficacia de una intervención de alfabetización explícita y estructurada a lo largo de dos años escolares, a partir de los datos provenientes de las escuelas.  

De las quince escuelas que participaron, siete pertenecían al grupo control y ocho al grupo que aplicó el programa de Aprendo Leyendo. La asignación de las escuelas a cada grupo fue realizada por el Ministerio de Educación de la Ciudad en consulta con las supervisoras de cada una de las instituciones educativas. 

El equipo que desarrolló la investigación estuvo conformado por Ken Pugh, Noam Siegelman, Elizabeth Zagata, Maureen Lovett y John Russell, del Haskins Global Literacy Hub, y Florencia Salvarezza, Daniela Szenkman y Dolores Zamora, de la Universidad de la Ciudad. La formación docente y el apoyo en la implementación en las escuelas estuvo a cargo del equipo de Intelexia en Buenos Aires, integrado por Clara Zavalia, Florencia Aguilar e Inés Guyot.

Aprendo leyendo

Aprendo leyendo es un programa de lectura para niños/as que están aprendiendo a leer y escribir. Con un enfoque explícito, secuencial y multisensorial, está diseñado para que los/as lectores/as principiantes logren una decodificación precisa y automática que les permita leer de forma fluida y comprender textos adecuadamente. Por eso, incluye el abordaje de estrategias de comprensión lectora, vocabulario y escritura a mano como parte del programa de instrucción sistemática. 

En las escuelas que aplicaron el programa, los/as docentes de primer y segundo grado recibieron 20 horas de capacitación presencial y 20 horas de apoyo continuo a lo largo de los dos años escolares, además de materiales impresos y digitales para docentes y estudiantes. Estas horas de capacitación de docentes en servicio fue una parte fundamental del diseño de la investigación, ya que les proporcionó las herramientas necesarias para convertir a lectores principiantes en lectores independientes y competentes. 

En las escuelas de control, los estudiantes recibieron la instrucción de lectura que se lleva a cabo habitualmente. Estas aulas sirvieron como grupo control para evaluar la efectividad del programa Aprender Leyendo. 

Los/as estudiantes fueron evaluados en una variedad de habilidades de lectura y precursores de la lectura en cuatro momentos: al comienzo y final de primer grado, y al comienzo y al final de segundo grado. Ambos grupos, el que aplicó el programa y el grupo control, fueron evaluados en los mismos intervalos de tiempo y con las mismas medidas, por lo que el estudio fue comparativo y controlado.

Resultados

Se observó que muchas escuelas del grupo que aplicó el programa Aprendo Leyendo tenían un rendimiento más bajo al comienzo de la investigación, comparadas con las escuelas control. Aun con este panorama inicial, los resultados fueron positivos y demostraron la eficacia de la intervención combinada de la formación docente basada en la evidencia y la alfabetización explícita y estructurada. 

Los estudiantes que tuvieron docentes que recibieron la formación docente y enseñaron con el programa Aprendo Leyendo lograron mejores resultados que los alumnos de las escuelas control tanto en habilidades precursoras de la lectura como también en fluidez y comprensión de textos. Este grupo tuvo un mejor rendimiento en pruebas de conciencia fonológica, segmentar palabras en todos sus sonidos, nombrar letras y decir su sonido. Asimismo, se destacó por leer más palabras por minuto y responder correctamente más preguntas sobre un texto, tanto a nivel literal como inferencial.

A su vez, la respuesta positiva de los/as docentes participantes es una prueba testimonial directa de que la adhesión docente es factible cuando las estrategias de mejora los sitúan como protagonistas, respetando y valorando el inmenso trabajo que realizan cotidianamente en las aulas.  

Podés encontrar el video de la presentación de los resultados de la investigación en la sección de la Secretaría de Investigación, Desarrollo e Innovación de la Universidad de la Ciudad.